Go to Top

EL MODELO INTEGRADO-RELACIONAL

EL MODELO INTEGRADO-RELACIONAL
5 (100%) 1 vote

El Modelo Integrado-Relacional propuesto por el profesor Juan Carlos Torrego Seijo, invita a conocer algo más sobre le Mediación Educativa. No obstante, en este artículo nos atrevemos a rescatar determinados aspectos, aplicables a otros espacios de convivencia.

Contextos convivenciales, como la comunidad o la escuela, son escenarios en los que el conflicto es inherente. Por ello la gestión de la convivencia o de forma más concreta, la mediación, es la herramienta que mejor se puede adaptar al manejo de situaciones conflictivas en grupos.

El Modelo Integrado-Relacional, se ha presentado como un enfoque más que adecuado a la hora de gestionar conflictos en entornos educativos. Veamos a continuación, cómo los pilares básicos de dicho enfoque pueden aplicarse a otros entornos convivenciales como una empresa o una comunidad de vecinos.

Este modelo, pone el foco en la relación, otorgando todo el poder de la transformación del problema, a las partes implicadas en interacción. El diálogo, por tanto, es la herramienta fundamental. El carácter integrador del modelo, persigue que la intervención que se ha realizado sobre el conflicto se extienda al resto de la comunidad, suponiendo cambios en las reglas implícitas o explícitas de la convivencia diaria.

Entendemos que contextos convivenciales como pueden ser una escuela, una empresa o una comunidad de vecinos, son estructuras organizativas, donde la existencia de normas y códigos de conducta se presenta como un aspecto necesario para gestionar no solo el logro de resultados y objetivos, sino también convivencia saludable. Por ello creemos fundamental la existencia de marcos normativos elaborados por los propios implicados/as desde la participación y el compromiso.

El Modelo de Torrego y colaboradores requiere que el escenario de intervención (empresa, centro educativo, comunidad de vecinos, etc.) disponga de unas estructuras y un personal capacitado que facilite canales de diálogo y comunicación. Una alternativa sería dotar a estos grupos humanos de equipos de mediación y gestión de conflictos, entrenados y legitimados.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *