Go to Top

8 CUALIDADES DE UN BUEN MEDIADOR

8 CUALIDADES DE UN BUEN MEDIADOR
4.37 (87.3%) 230 votes

Estas son a grandes rasgos las cualidades que se le deberían exigir a un buen Mediador:

  1. Establece las normas. El Mediador es el encargado de establecer las normas para el buen funcionamiento de una Mediación.
  2. No juzga. Los conflictos no deben verse como algo negativo o positivo, simplemente se trata de canalizar la forma en la que ese conflicto se puede abordar. Por tanto, los Mediadores no deben ejercer de juez y parte en un conflicto, sino que son una pieza más para la resolución del mismo.
  3. Escucha activamente. La función del Mediador se centra en la escucha activa, es decir, escuchar y ser capaz de comprender a las personas afectadas por un conflicto, y sin emitir nunca juicios de valor.
  4. Respeta la confidencialidad. El proceso de una Mediación debe basarse en el respeto a la confidencialidad de las personas que aceptan una Mediación. La confidencialidad es un aspecto básico para la generación de confianza.
  5. Transforma el conflicto. A partir de la escucha activa el Mediador debe esforzarse en crear opciones que ayuden a resolver el conflicto.
  6. No sanciona. Al ser la Mediación de carácter voluntario, el Mediador no tiene la capacidad para sancionar un conflicto
  7. No da soluciones. Aunque es algo que a los afectados de un conflicto les cuesta entender en ocasiones, el Mediador no debe ser la persona que solucione el conflicto. El conflicto debe ser resuelto por las personas afectadas. En este sentido,el Mediador tiene como objeto escuchar, clarificar, crear opciones, pero no debe dar la solución o soluciones a ningún conflicto.
  8. Saber parafrasear. Una vez las personas afectadas por un conflicto han dado su versión, es muy importante que el Mediador sea capaz de parafrasear lo dicho por los afectados por un conflicto. El hecho de poder parafrasear permite que otra persona neutra al conflicto diga las palabras que los afectados por el conflicto han pronunciado. Es muy importante que el Mediador haga ver a las personas que asisten a una Mediación que en ocasiones hay diferencias entre lo que se dice, lo que se quiere decir y lo que los demás han entendido. El valor de la palabra es algo esencial en una Mediación porque de ella depende en gran medida la resolución de cualquier conflicto.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *